BARCELONA RECUPERA EL HOMENAJE A SALVADOR ALLENDE

Ada Colau y su gobierno asistirán al acto en recuerdo del golpe del 11 de septiembre

Después de cuatro años de ausencia, el Ayuntamiento de Barcelona regresará este viernes al acto de homenaje al expresidente chileno Salvador Allende que se celebra cada 11 de septiembre en la ciudad desde 1985 en recuerdo del golpe militar que derrocó al gobierno democrático. La alcaldesa Ada Colau y la mayoría de su equipo de gobierno participarán en el homenaje al que faltó Xavier Trias durante todo su mandato, un período en el que el consistorio retiró incluso la exigua subvención que recibía el Centro Salvador Allende, organizador del acto junto con un comité ciudadano creado con este fin.

Barcelona inauguró en 1985 en el barrio del Carmel la plaza Salvador Allende, y desde entonces, cada 11 de septiembre, el alcalde de Barcelona había encabezado la representación institucional que acudía al homenaje organizado por un grupo de entidades, partidos y ciudadanos. No faltaron ningún año a esa cita los alcaldes socialistas Pasqual MaragallJoan Clos, ni Jordi Hereu.

Incluso siendo presidentes de la Generalitat, Maragall y José Montilla acudieron al homenaje, pero la tradición se rompió con Xavier Trias. El alcalde nacionalista no atendió la invitación de los organizadores y solo en dos ocasiones acudió a ese acto una representación del equipo municipal en la persona de la concejal del distrito Francina Vila.

Ada Colau ha recuperado la presencia de la máxima autoridad municipal en el acto y este año acudirá acompañada de la práctica totalidad de su equipo de gobierno. El concejal socialista Jaume Collboni, presidente del distrito de Horta-Guinardó, también estará presente, como sucede hace años, así como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, entre otras personas a título individual.

El invitado de este año es el cantante Joan Manuel Serrat y también intervendrá Eulogio Dávalos, exiliado chileno tras el golpe militar de 1973 y presidente del Centro Salvador Allende. Una vez más se volverán a escuchar por megafonía las últimas y emotivas palabras del presidente dirigidas a su pueblo desde el Palacio de la Moneda minutos antes de suicidarse y mientras la aviación militar bombardeando la ciudad de Santiago de Chile.

Las ofrendas florales, el canto del himno nacional de aquel país que compuso el catalán Ramon Carnicer, así como Els Segadors yVenceremos servirán para cerrar el acto.

Dávalos expresó ayer su satisfacción por el “compromiso institucional” del Ayuntamiento de Barcelona y de su alcaldesa de regresar al homenaje a Allende y recordó que se trata de “un acto muy querido por los chilenos que viven en Cataluña”. La subvención que retiró el Ayuntamiento de Xavier Trias a los organizadores también ha sido repuesta este año. Se trata de una cantidad muy reducida que se emplea en la edición de los folletos, el equipo de megafonía, las flores y lo necesario para montar el escenario.

Cuando se produjo el cambio en la alcaldía en 2011, explicó Dávalos, los organizadores se reunieron con Trias para pedirle que se mantuviera la presencia institucional en el acto, pero este ya les anunció que no acudiría. También la situación política en Chile se visualizó algunos años en el homenaje a Allende, de manera que durante la época en que gobernó la derecha no había presencia oficial. La victoria de la izquierdista Michelle Bachelet en las elecciones presidenciales supuso un cambio y este año ha vuelto a anunciar su participación el cónsul de Chile en Barcelona.

FacebookTwitterCompartir
Compartir